Presentación
Universidades Año 5 - No. 17 | No. 70

En su Informe de 2013 sobre las Tecnologías de la Comunicación e Información (TICs) y la educación superior en América Latina y el Caribe, la UNESCO planteaba que la experiencia acumulada en los sistemas educativos regionales “en los últimos veinte años ha mostrado poco efecto en la calidad de la educación” (Enfoque estratégico sobre tics en educación en América Latina y el Caribe 2013).

El problema es superior a la medición de la conectividad, la cobertura educativa o el acceso a plataformas digitales que ofrecen las diversas instituciones de educación superior, públicas y/o privadas. El desafío mayor para una región con grandes desigualdades sociales, escalas de conectividad muy diversas en calidad, velocidad y soporte digital, nos encamina a mirar el futuro en tres vectores complejos, a saber: la cobertura efectiva a partir de una conectividad considerada como un derecho ciudadano; segundo, la diferencia cualitativa entre acceso a la información y el conocimiento para la educación, y; tercero, la calidad de la educación virtual a partir de las prácticas educativas y el costo generacional de formar y calificar a los docentes y tutores del mundo universitario en línea.

Esta discusión, que involucra a los actores de la política pública, las instituciones de educación superior y las empresas universitarias con base tecnológica, es relevante ya mismo para el futuro del desarrollo regional, no solo porque implica una agenda de derechos para abatir la desigualdad extrema, sino porque supone un cambio en la configuración de los sistemas educativos en múltiples escalas, de lo local a lo global. Y si la producción, circulación y consumo de bienes educativos en formato digital supone un cambio de las reglas de gestión educativa por el mercado, se hace más urgente tener una definición que implique a la vez construir sistemas robustos, en lo tecnológico y profesional, conformar a los docentes y estudiantes que aspiren a una educación virtual de calidad.

El presente dossier compilado por Claudio Rama, un especialista en el tema y actor de iniciativas institucionales de innovación educativa, nos pone en una línea de reflexión pertinente sobre las escalas y vectores que constituyen el plano sobre el cual debemos pensar la construcción del Espacio Común de Educación Superior en Línea en la región. Y esta discusión, tan cercana a la Segunda Conferencia Regional de Educación Superior (CRES), que habrá de celebrarse en Córdoba, Argentina, en 2018 y coincidiendo con el Centenario de la Reforma universitaria, nos ofrece la oportunidad de tomar postura y generar proyectos. Requerimos, en la región, de un modelo de educación a distancia que combine objetivos de desarrollo y equidad con la calidad de educación que, con independencia de su soporte, construya ciudadanía, genere equidad y fortalezca nuestros sistemas educativos. Este atado de ideas y propuestas se orienta a contribuir a la discusión.

La retina de Pedro Valtierra, un cronista fino y preciso de la imagen, nos ofrece una colección de instantes de la vida latinoamericana: la soledad, la desesperanza, el espacio lúdico y una suerte de naturaleza viva espaciotemporal nos permiten testificar a través de sus capturas las representaciones icónicas de nuestras sociedades. Viajero con cámara en ristre, se pasea por ciudad y campo con perspicacia para capturar del instante cada época, del rosto cada identidad y de los movimientos de los actores la plástica de lo cotidiano. En su lente se cruzan miradas que interrogan, interpelan, desafían y no dejan de hacer que el lector visual acuda a la interpretación del lugar y del espacio. Cuartoscuro ha sido un proyecto pionero en capturar, procesar y visibilizar la historia actual de la región y su autor/promotor/impulsor no es ajeno a la mirada de los universitarios. Hoy nos regala con una selección de su trabajo y con una convocatoria a participar del Primer Concurso Universitario de Fotografía UDUAL 2016, para compartir miradas y generar otras miradas que son, al final de cuentas, múltiples lecturas de nuestro tiempo.

Finalmente, como en otras de sus colaboraciones, Analhi Aguirre rescata del Archivo de la Secretaría General de la UDUAL la memoria de un momento del exilio latinoamericano, después del cruento golpe de Estado que cegó la vida de Salvador Allende y de la democracia chilena, que tuvo en México y en el sistema universitario un derrotero de los profesionales que con generosidad traían consigo lo que sabían y lo que creían. La nómina de solicitantes de empleo en las universidades, promovida por la Secretaría General, da cuenta de la acogida pero también de la virtud solidaria de los universitarios con los colegas en desamparo. No pocos fueron nuestros maestros, algunos nuestras referencias intelectuales y también afectos entrañables que la violencia política los trajo y la reconstrucción de la democracia en sus países los apartó. Sin embargo, su impronta, que es memoria en generaciones de universitarios encuentra un referente en el documento que se comenta.

Con este número cerramos el año y un ciclo editorial conformado por una docena de números que buscaron cambiar el rostro y la calidad de las letras de nuestra revista. Esperamos seguir en esta línea y seguir convocando a los universitarios que, preocupados por el futuro de la educación superior, no renuncian a la crítica y a procurar que los cambios requeridos sean realidades tangibles. Nuestro agradecimiento al Comité Editorial que ha llevado sobre sus hombros el proyecto, a los autores, al editor, la diseñadora y los artistas plásticos que han hecho de la imagen otra lectura de la vida, a la que no podemos renunciar los universitarios.

Antonio Ibarra
Director

Plástica Universidades No. 70

DATOS DE CONTACTO