Relación entre el Puntaje de Ingreso y el Rendimiento Académico en el Segundo año de  las alumnas de Enfermería ingresantes entre los años 1,994 - 1,997 en una Universidad Peruana

Mg. Flor Yesenia Musayón Oblitas 

JUSTIFICACIÓN DEL ESTUDIO

La Universidad está interesada en acoger en sus aulas a los mejores alumnos, por lo que establece un proceso de selección riguroso, a fin de identificarlos e insertarlos en sus filas. Todas las universidades del país han establecido un proceso de admisión, que permita seleccionar a aquellos que poseen las cualidades necesarias para un aprendizaje exitoso en la universidad, con la consiguiente, titulación y desempeño profesional capaz, honesto y responsable. (Montes, 1,992).

Sin embargo a pesar escoger a los “mejores”, se ha visto que un gran número de alumnos admitidos en las universidades no han podido responder a las exigencias que les hubieran conducido a logros satisfactorios, teniendo muchos casos de deserción y repitencias.

En la Universidad Peruana Cayetano Heredia, enfermería es una de las carreras que ha experimentado en los últimos años una disminución del número de postulantes. Sólo en cinco años se ha visto un descenso notable del 68% de postulantes a la carrera, es decir de 222 postulantes en el año 1,993 se redujo a 69 en 1,999 (Archivo Departamento Académico de Enfermería - DAE). Esto podría ser originado por múltiples razones, entre ellas probablemente lo poco atractiva que pueda resultar la profesión y la existencia de sueldos bajos, sin dejar de lado la aparición de profesiones más versátiles y novedosas. Este fenómeno ha afectado grandemente el proceso de selección, dado que aún cuando las postulantes son evaluadas, terminan siendo admitidas todas las que se presentan dado que ellas completan el número de vacantes ofrecidas. En muchos casos el puntaje en la prueba de selección resulta por debajo de la mitad del puntaje, es decir si este se convirtiera a una escala vigesimal, el 80% ingresa con una nota desaprobatoria a la carrera.

Muchos docentes notan aparentemente una marcada disminución año tras año en el rendimiento de las alumnas admitidas, sin lograr explicar los factores de su aparente bajo rendimiento académico ¿Es posible que el proceso de selección esté relacionado con el rendimiento académico de este grupo de estudiantes?. La presente investigación tuvo por objetivo determinar la relación entre el puntaje de ingreso y el rendimiento académico de las alumnas en el segundo año académico de enfermería.

El estudio se realiza en el segundo año académico de enfermería dado que es el primer año de carrera, las alumnas van identificando las características y competencias de la profesión y es aquí  en donde terminan identificándose definitivamente con la carrera o rechazando la misma.

 

ANTECEDENTES

 

La formación profesional forma parte del interés social en todo país, por varias razones, pues se necesita un número suficiente de profesionales competentes que ofrezcan sus servicios basados en altas normas éticas, que sean justos y honestos (Derek, 1992)

Para una adecuada selección de candidatos, el Estatuto de la universidad establece el procedimiento de admisión y régimen de matrícula al que pueden acogerse los estudiantes... (Art. 55- Ley Universitaria 23733). El objetivo es disponer de los mejores candidatos para que luego de una excelente formación universitaria, se obtengan profesionales e investigadores de calidad.

Estas pruebas de admisión incluyen una prueba de conocimientos y de aptitud académica las que son elaboradas personas con méritos profesionales y académicos reconocidos, en muy pocos casos estas personas son seleccionadas por su competencia en la elaboración de los ítems, construcción de pruebas, desarrollo de un proceso integral de admisión. (Montes, 1,992). Así, se identifican habilidades presentes: el dominio de conocimiento obtenido desde la escuela, y; habilidades futuras: capacidad que tiene un individuo para utilizar elementos de su experiencia propia en la solución de problemas nuevos. (Mouchard,1,985)

Al respecto Crombach (1,968) menciona: “Para juzgar la potencialidad de éxito de un alumno en un curso de instrucción, se necesita información precisa respecto a las habilidades requeridas por la instrucción y de los conocimientos adquiridos en cursos anteriores...  la destreza para llevar a cabo las tareas de la escuela alejada de algo mas que el conocimiento, de los materiales escolares aprendidos anteriormente. El alumno debe comprender las palabras, pensar en términos abstractos, ver rápidamente lo real, etc. Quien quiera que pueda hacer estas cosas mejor, tendrá la certeza de estudiar casi cualquier material nuevo”.

Sin embargo se han identificado problemas en el proceso de admisión, entre ellos: problemas técnicos en la construcción de los ítems, confusiones a nivel conceptual, evaluación meramente memorística, nulidad de la evaluación aptitudinal a pesar de que se elaboran items para ello, (probablemente porque son sumadas con la prueba de conocimientos), etc.

Esto involucraría que probablemente las pruebas no estén evaluando lo que se supone deben evaluar; "El tipo de decisiones que resultan de la consideración de las calificaciones obtenidas en las pruebas, posee, en último análisis, la naturaleza de la predicción. Si tales predicciones no llegan a ser comprobadas posteriormente, mas allá del simple azar, entonces, por una razón o por otra, las pruebas han fracasado en el logro de sus propósitos" (Adkins, 1,990)

En ningún país del mundo se puede llegar a una selección perfecta de postulantes. En Inglaterra, un fracaso únicamente del 10% de los ingresantes a la universidad en el transcurso de la carrera es visto como una inmensa preocupación. (Montes, 1,992).

En numerosos estudios realizados acerca de la validez predictiva de las distintas pruebas de admisión se ha observado una correlación positiva con el rendimiento posterior de los alumnos, identificándolo así como uno de los mejores predictores del futuro rendimiento académico (Wong, 1,971) (Aguirre de Carcer, 1,984) (Espino, 1,987) (Cubero, 1,988) (Sigal, 1,992). Esto implicaría pensar en un examen de admisión basado no solo en la evaluación de la inteligencia general sino también en otras habilidades y aptitudes como aptitud verbal y numérica, comprensión lectora, habilidad analítica e incluso autoconcepto académico, reafirmando que no se puede admitir la unidimensionalidad de la valoración predictiva del rendimiento académico (Sánchez, 1,986).

Muchas universidades han intentado mejorar año tras año su proceso de selección, incluyendo algunas, indicadores nuevos para seleccionar a los candidatos.

Reparaz (1,986) estudió una serie de variables como posibles predictores del rendimiento universitario, entre ellos incluyó el rendimiento previo, aptitudes intelectuales, rasgos de personalidad e interés vocacional. El estudio, concluye que existen correlaciones significativas entre rendimientos previos y finales al igual que las aptitudes intelectuales y los rasgos de personalidad, mientras que los intereses vocacionales descienden en correlación con el rendimiento. El usar el rendimiento previo, el proceso de selección, traduce también la disciplina en los estudios y la existencia y efectividad del método de estudio empleado (Mouchard, 1,985).

En la Universidad de Zaragoza se encontró que el mejor predictor del rendimiento en el primer año de la Universidad es el rendimiento previo, medido a través de notas o pruebas objetivas (Escudero, 1,981). Las universidades en el medio han incluido desde hace unos pocos años atrás las notas obtenidas en secundaria en su proceso de admisión.

Un predictor de suma importancia podría ser el perfil de entrada coherentemente articulado con los perfiles académicos y las exigencias profesionales propias de cada carrera (Escudero, 1,981) (Aguirre, 1,980). Existen pocos estudios que hayan puesto en evidencia una construcción de un perfil específico para la selección y su redundancia en un buen rendimiento académico.

No cabe duda que las universidades afrontan múltiples problemas en la selección de postulantes, con el único objetivo de lograr un buen rendimiento académico. De igual modo una de las prinicpales preocupaciones de los docentes es la evaluación del rendimiento del estudiante.

Muchos autores han establecido definiciones sobre rendimiento académico. Carpio (1,975) define rendimiento académico como el proceso técnico pedagógico que juzga los logros de acuerdo a objetivos de aprendizaje previstos; Supper dice, rendimiento académico es el nivel de progreso de las materias objeto de aprendizaje; Aranda considera que es el resultado del aprovechamiento escolar en función a diferentes objetivos escolares (1,998) y hay quienes homologan que rendimiento académico puede ser definido como el éxito o fracaso en el estudio, expresado a través de notas o calificativos.

En el Perú la deserción y repitencia en la universidad indican con claridad que el proceso de admisión no ha podido detectar a quienes realmente valían para los estudios universitarios; que por muy variados motivos; un número significativo de alumnos no ha sabido responder a las exigencias que le hubieran conducido a logros satisfactorios en la universidad. (Montes, 1,992).

Pero, ¿Cómo se realiza la evaluación del rendimiento académico?. Esta se realiza con instrumentos y calificaciones asignadas por los profesores, pero estas no tienen un cero absoluto, es decir no son escalas de razón. Las calificaciones obtenidas por los alumnos en las diferentes asignaturas, criterio usado para medir el rendimiento, no permite una comparación válida, ni del rendimiento de cada alumno en las distintas asignaturas, ni de los alumnos en la misma materia. Esto, debido a que las pruebas que se utilizan no están estandarizadas, y la confiabilidad de las calificaciones es muy baja. Sin embargo dado que sería imposible estandarizar todas las evaluaciones usadas se toman las calificaciones como un parámetro de medición que sugiere el rendimiento del alumno en determinada materia, por otro lado probablemente los sesgos se producirán de igual manera al hacer comparaciones de una asignatura a otra, e incluso en la misma materia. Una manera de contrarestar los sesgos en la evaluación es no tomar las notas obtenidas tal y como se presentan sino reajustar ese puntaje obtenido al creditaje de cada curso de tal manera que puedan obtenerse pesos ponderados por cada asignatura.

Algunos estudios realizados para identificar el rendimiento académico manifiestan la importancia de usar los créditos de las asignaturas para asegurar la exactitud y precisión de la variables. Fournier (1,984) enfatiza que los créditos son de enorme utilidad no solo para labores de diagnóstico, sino sobre todo a nivel de investigación sobre rendimiento ya que posibilita un manejo mas exacto de esta variable, facilitando la comparación de grupos de escuela a escuela.

En el presente estudio se ha tomado en consideración además para darle mayor objetividad a los calificativos, el coeficiente de eficiencia, el cual es obtenido al dividir los créditos aprobados entre los créditos exigidos por año académico o cohorte estudiada. (Inst. de Inv. Educativas, 1,978).

 

OBJETIVOS

Objetivo General:

Evaluar la relación entre el puntaje de ingreso de las alumnas y su rendimiento académico en el segundo año académico de enfermería

 

Objetivos Específicos:

Analizar y comparar los puntajes de ingreso de las alumnas del segundo año académico de enfermería pertenecientes a las cohortes 1,994 – 1,997.

Analizar y comparar el rendimiento académico de las alumnas en el segundo año de enfermería pertenecientes a las cohortes 1,994 – 1,997.

Analizar la relación entre el puntaje de ingreso de las alumnas y su rendimiento académico en el segundo año académico de enfermería.

 

HIPÓTESIS

Alterna: Las estudiantes de enfermería con un puntaje de ingreso mayor tendrán un mayor rendimiento académico en el segundo año académico de enfermería

Nula: Las estudiantes de enfermería con un puntaje de ingreso mayor tendrán rendimiento académico menor en el segundo año académico de enfermería

 

VARIABLES:

Puntaje de Ingreso: Está referida al puntaje alcanzado (Escala: 0 – 1,000)  en el examen de admisión o selección del centro preuniversitario de las ingresantes a la carrera de enfermería del año 1,994 al 1,997. Dicho puntaje es otorgado por la Oficina de Admisión de la Universidad.

 

Rendimiento Académico (RA): Promedio ponderado anual (PPA) obtenido por las alumnas del segundo año académico de enfermería, afectado por un coeficiente de eficiencia (CE).

 

RA =  PPA * CE

 

Promedio Ponderado Anual (PPA):Sumatoria de los productos de las calificaciones obtenidas por el creditaje respectivo de la asignatura estudiada,  dividido entre el creditaje total anual.

 

PPA = å (Nota 1 x Cred. Asig 1)+(Nota 2 x Cred. Asig 2)+(Nota 3 x Cred.Asig 3)

Creditaje Total Anual

 

El coeficiente de eficiencia (CE) será obtenido al dividir los créditos aprobados entre los créditos exigidos (Inst. de Inv. Educativas, 1,978).

 

CE = Créditos Aprobados

                                               Créditos exigidos

 

Para la obtención del promedio ponderado y de los créditos de cada asignatura se tomó en cuenta el plan curricular diseñado para cada cohorte. Así tenemos:

ASIGNATURAS

1,995

1,996

1,997

1,998

Anatomía

5

5

5

5

Fisiología

4

4

4

4

Microbiología

3

3

3

3

Parasitología

3

3

3

3

Nutrición

2

2

2

2

Epidemiología

2

2

2

2

Ed. Para la Salud

2

2

2

2

At. Enf. PERSONA

6

6

6

6*

At. Enf. FAMILIA

4

4

4

 

At. Enf. GRUPOS

4

4

4

5**

At. Enf. P. HOSPIT.

6

6

6

9

Iden. Profesional

3

3

3

3

TOTAL

44

44

44

44

*Atención de enfermería en la Comunidad I                                 **Atención de enfermería en la Comunidad II

Para evaluar el rendimiento académico se tomó en cuenta además:

Indice de Repitencia:

                                    N° de repitentes            x 100   

                                   N° de matriculadas

Índice de Deserción:

                                    N° de desertoras           x 100   

                                   N° de matriculadas

Índice de Deserción Acumulada:

            N° de desertoras al 2do Año      x 100   

                                    N° de alumnas ingresantes

 

MATERIAL Y MÉTODO

 

TIPO DE ESTUDIO: El presente estudio es de tipo descriptivo correlacional, retrospectivo y longitudinal.

 

POBLACIÓN: Se estudió a la población total de alumnas que cursaron el segundo año académico - Cohortes 1,994-1,997-, según registro. Los siguientes criterios de inclusión fueron:

Alumnas que cursaron todas las asignaturas del segundo año académico según su Cohorte.

Alumnas que ingresaron por el proceso de Admisión regular a la Facultad.

Criterios de exclusión:

Alumnas admitidas en la institución por traslado externo o interno

El total de las alumnas que constituyeron la población fueron:

Segundo Año Académico:         1,995                59        (Cohorte 1,994)

                                               1,996                53        (Cohorte 1,995)

1,997                30        (Cohorte 1,996)

                                               1,998                38        (Cohorte 1,997)

                                                                    180

 

FUENTES DE INFORMACIÓN

Planilla de promedios ponderados de las estudiantes: fue obtenida del archivo de la Dirección de Estudios Generales de la Facultad, y de ella se obtenía, el puntaje anual de cada estudiante y el promedio ponderado aprobatorio, dado que en ella no se registran los promedios desaprobatorios.

Informes anuales de jefes de cursos Generales: fueron obtenidos del Archivo de la Dirección de Estudios Generales y de ellos se obtuvo los promedios aprobatorios y desaprobatorios obtenidos por las alumnas en cada curso de estudios generales.

Informes de Jefe de Curso de Enfermería: fueron obtenidos del archivo de la facultad, de ellos se obtuvo el promedio aprobatorio o desaprobatorio de la estudiante en el curso de Enfermería.

Informes de Resultados de Admisión de la Oficina de Admisión de la Universidad: fueron obtenidos del archivo de la Facultad, de ellos se obtuvo el puntaje de ingreso de cada estudiante.

 

TABULACIÓN Y ANÁLISIS DE DATOS: Los datos fueron tabulados según cada Cohorte y ordenados decrecientemente del máximo puntaje de rendimiento hasta el mínimo puntaje de rendimiento. A cada puntaje de rendimiento se le aplicó un coeficiente de eficiencia, obteniendo así un promedio final de rendimiento. Cada uno de estos datos fueron separados de acuerdo a la modalidad de ingreso: examen de admisión y centro pre-universitario.

Se realizó un control de calidad de la información recolectada, usando el paquete estadístico SPSS, porteriormente se identificaron parámetros estadísticos, trabajando con un coeficiente de variación por encima del 10% optando trabajar con las medianas de los rendimientos académicos en los casos que excedían este valor. En una hoja de cálculo “Excel”, se le aplicó el coeficiente de correlación, obteniéndose en el mismo los gráficos de dispersión.

Los datos fueron presentados utilizando tablas de doble entrada según se creyó conveniente, se aplicó el Chi-cuadrado para identificar significancia estadística de los datos agrupados para las variables deserción o repitencia y puntaje de ingreso.

RESULTADOS

Existe una correlación de leve significado estadístico en la cohorte 1,994, para la modalidad de ingreso por examen de admisión y del Centro Preuniversitario (CEPU). En la cohorte 1,995 la correlación es de despreciable significado estadístico en ambas modalidad. En la cohorte 1,996 existe una correlación de despreciable significado estadístico para la modalidad de examen de admisión y para la modalidad CEPU la significancia estadística es leve; y en la cohorte 1,997 la correlación es de despreciable significado estadístico para ambas modalidades pero la modalidad CEPU tuvo además una correlación inversa.

El puntaje de ingreso es un factor relacionado con la deserción de las estudiantes al segundo año académico para las cohortes 1,994, 1,995 y 1,997  (p<0,05) mas no para la cohorte 1,997 (p=0.06).

Los promedios ponderados van a pesar de presentarse como aprobatorios se presentan en un orden decreciente de cohorte a cohorte, ubicandose en las calificaciones mas bajas de 11 y 12 de nota.

 

 

 

 

 

Tabla N°l:  Medidas de Tendencia Central de los Puntajes de Ingreso según Modalidad de Ingreso.Cohortes 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001

 

E.Descrip.           Cohortes

1,994

1,995

1,996

1,997

CEPU

Ingresantes

16

24

40

37

 

Promedio

522

463

499.46

367

 

Desviación Estandar

73.3

54.8

76.22

44.9

EXAMEN

Ingresantes

67

54

38

34

 

Promedio

496.22

457.3

411

322.74

 

Desviación Estandar

107.09

84.59

67.99

53.49

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto: Gráfico N° 1: Comparación de Postulantes e Ingresantes por Modalidad de Ingreso a la Carrera de Enfermería según Cohorte 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001

 

 


Cuadro de texto: Gráfico N° 2: Promedio Ponderado Anual de las Estudiantes según Cohorte a la que pertenecen.FE/UPCH - 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla N° 2: Promedios Ponderados Globales de las Estudiantes del Segundo Año Académico por Modalidad de Ingreso según Cohortes 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001

 

 

Cohortes

1994

1995

1996

1997

Modalidad de Ingreso

Examen de Admisión

10.56 + 3.25

10.97 + 2.30

12.19 + 0.84

11.75 + 2.28   Me: 12.17

Centro Pre-universitario

12.05 + 2.21

12.47 + 1.04

13.04 + 1.15

10.40 + 3.38  Me: 10.77


Tabla N° 3: Alumnas Repitentes del Segundo Año Académico de Enfermería según ubicación en el Tercio por Modalidad de Ingreso. Cohortes 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001

Tabla N° 4: Alumnas Desertoras al Segundo Año Académico de Enfermería según ubicación en el Tercio por Modalidad de Ingreso. Cohortes 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001

 


 

 

Exámen Admisión

 

Centro Pre-Universitario CEPU

 

Exámen Admisión

 

Centro Pre-Universitario CEPU

Año Académico

Tercio

Repitentes

Indice de Repitencia

 

Año Académico

Tercio

Repitentes

Indice de Repitencia

 

Año Académico

Tercio

Desertoras

Chi-cuadrado

p

 

Año Académico

Tercio

Desertoras

Chi-cuadrado

p

1,994

Superior

7

35.59

 

1,994

Superior

1

6.78

 

1,994

Superior

8

6.34

0.04

significativo

 

1,994

Superior

1

1.07

0.58

no sign.

Medio

7

 

Medio

1

 

Medio

8

 

Medio

1

Inferior

7

 

Inferior

2

 

Inferior

15

 

Inferior

0

TOTAL

21

 

TOTAL

4

 

TOTAL

31

Indice de Deser.: 46.27

 

TOTAL

2

Indice de Deser.: 29.38

1,995

Superior

3

26.42

 

1,995

Superior

0

3.77*

 

1,995

Superior

6

17.76

0.0001

significativo

 

1,995

Superior

0

6.57

0.03

significa.

Medio

6

 

Medio

0

 

Medio

16

 

Medio

1

Inferior

5

 

Inferior

2

 

Inferior

16

 

Inferior

4

TOTAL

14

 

TOTAL

2

 

TOTAL

42

Indice de Deser.: 70.37

 

TOTAL

5

Indice de Deser.: 45.60

1,996

Superior

0

0.00

 

1,996

Superior

1

6.67

 

1,996

Superior

5

10.87

 

 

1,996

Superior

7

2.09

0.35

no sign.

Medio

0

 

Medio

1

 

Medio

4

0.004

 

Medio

8

Inferior

0

 

Inferior

0

 

Inferior

11

significativo

 

Inferior

10

TOTAL

0

 

TOTAL

2

 

TOTAL

42

Indice de Deser.: 55.26

 

TOTAL

25

Indice de Deser: 56.38

1,997

Superior

4

29.73

 

1,997

Superior

2

24.32

 

1,997

Superior

6

5.51

0.06

no sign.

 

1,997

Superior

8

3.6

0.16

no sign.

Medio

5

 

Medio

5

 

Medio

10

 

Medio

10

Inferior

2

 

Inferior

2

 

Inferior

9

 

Inferior

11

TOTAL

11

 

TOTAL

9

 

TOTAL

42

Indice de Deser.: 73.53

 

TOTAL

29

Indice de Deser.: 75.95

 * significativo



Correlación entre Puntaje de Ingreso según Modalidad y Rendimiento Académico de las Alumnas del Segundo Año Académico de Enfermería - Cohorte 1,994 - 1,997. FE/UPCH - 2,001


            r = 0.25              r2 = 0.06                                            r = 0.33             r2 = 0.11


r = 0.02              r2 = 0.00                                            r = 0.02             r2 = 0.00                          

DISCUSIÓN

En la preparación para el ejercicio de una profesión existen dos actores principales, el estudiante que requiere un servicio, a saber, ser adiestrado para desempeñar una determinada profesión, y; la universidad, institución destinada a cubrir esa necesidad (Lerner, 1,998)

En la universidad de estudio se han visto puntajes mas bajos en el examen de admisión a la carrera de Enfermería, es decir que, si este puntaje es convertido a una escala vigésimal, el 80% de las alumnas ingresan con una “nota desaprobatoria” a la universidad. Así, siendo el máximo puntaje a obtener en la prueba de ingreso de 1,000, en las cohortes estudiadas, las ingresantes por la modalidad del CEPU de la cohorte 94 obtuvieron ligeramente un poco mas de la mitad del puntaje, mientras que las demás cohortes, incluso las que ingresaron por el examen de admisión, ingresaron con puntajes por debajo de la mitad de la prueba (ver Tabla N°1). ¿Por qué la universidad no establece puntajes mínimos para el ingreso? Esta sería una medida de asegurar que sólo aquellas postulantes con puntajes mínimos aprobados podrían ingresar.

Ahora bien, el objetivo de una prueba de ingreso es identificar a aquellas postulantes que tienen las capacidades necesarias para afrontar los estudios superiores. Las estudiantes en este estudio pasan por el tamiz de la prueba de admisión pero no la aprueban, en otras palabras el examen las identifica con algunas dificultades para enfrentar la exigencia universitaria, pero terminan ingresando. Una de las explicaciones podría ser ¿el número de vacantes?. En las tres últimas cohortes estudiadas la diferencia entre postulantes e ingresantes es mínima, esto implica que solo quedaban fuera un máximo de 10 alumnas. Incluso en la última cohorte todas las postulantes ingresaron por examen de admisión.

Según la UNESCO (1,998): “La Educación superior deberá ser accesible a todos en función del mérito. No puede aceptarse ninguna discriminación, ni nadie debería quedar excluido de la educación superior ni de sus ámbitos de estudio, niveles de titulación y diferentes tipos de establecimientos por razones fundadas en su raza, sexo, lengua, religión, ni tampoco por diferencias económicas o sociales ni discapacidades físicas”

Si bien es cierto que no puede haber discriminación en los estudios, las postulantes en este caso no cumplían con el "merito" mínimo exigido por la prueba, eso involucraría que se les está identificando ya con algunas debilidades. Sin embargo aquí es necesario analizar otro aspecto muy importante y que es una realidad en algunas universidades, y es el aspecto económico.

Toda universidad de año en año ofrece a la sociedad en general un determinado número de vacantes, que presupuestalmente pueden atenderse; de hecho ese “presupuestalmente” tiene su propia realidad en una universidad estatal que en una particular. La universidad estatal recibe anualmente un presupuesto directo del estado, que si bien es cierto es muy ínfimo, y no satisface la realidad educativa del país, por lo menos se sabe que será la base para la vida institucional.

En cambio, en una universidad particular la parte mas importante de su ingreso económico son las pensiones; esto implicaría que si disminuyera de año en año el número de ingresantes su presupuesto económico evidenciaría un déficit que pondría en riesgo su vida institucional.

Si se analiza esta realidad concreta en el caso estudiado podría verse que con todas las postulantes se han cubierto las vacantes y por lo tanto todas terminan ingresando, y con las pensiones que abonen cada una de ellas puede llevarse a cabo la realización de la apertura de un año académico. Sin embargo el riesgo económico permanecería vigente al admitir a todas las alumnas, sin poner un tope mínimo en el puntaje de ingreso, por dos razones sencillas:

La primera, es que habiéndoseles identificado con alguna dificultad para hacer frente a los estudios superiores, tarde o temprano terminan desertando de la universidad con resultados estadísticamente significativos (ver Tabla 4), originando una disminución del aporte económico.

La segunda, es que aún cuando algunas estudiantes pudieran terminar la carrera podrían tener un desempeño profesional bajo también (hipótesis por probar), poniendo en riesgo el prestigio profesional, al resultar, de una manera pasiva una estrategia de marketing negativo, y pudiendo afectar la inclinación de algunas postulantes para escoger la carrera y la institución.

Ahora bien, al admitir a todas las postulantes, se podría estar hablando de casi un ingreso irrestricto a la carrera. La investigación realizada por la Universidad del Mar del Plata en Argentina encontró que un ingreso irrestricto ocasiona: degradación del nivel académico. (Sigal, 1,992).

Es necesario hablar en este punto de la validez predictiva de la prueba de ingreso y de otros factores que hayan podido ocasionar la presencia de este hecho.

La Universidad de Costa Rica, en una investigación realizada en el año 1,988, encontró que el puntaje de admisión constituye el mejor criterio como elemento predictor del futuro rendimiento académico del estudiante. En el caso de estudio no resultaría un "buen predictor", dado que estadísticamente existe una correlación pobremente significativa.

Si se analiza la situación, ésta prueba es construida por académicos de la misma universidad y sometida a evaluación del grupo de trabajo, evaluando posteriormente a su aplicación la capacidad de discriminación y el índice de dificultad de cada ítem, pero no se realiza ninguna corrección en la prueba con los resultados obtenidos, dado que la prueba ya ha sido tomada, quedan las correcciones pero para futuros procesos de admisión. La información resultante es manejada por la comisión de ingreso de la universidad. (Castillo, 2,000).

En cuanto al contenido, la prueba se basa en dos aspectos primordiales, la evaluación de conocimientos, y la evaluación de aptitudes. La primera identifica habilidades presentes y la segunda habilidades futuras, referidas a la capacidad que tiene el individuo para utilizar elementos de su experiencia propia en la solución de problemas nuevos (Mouchard, 1,985).

Estos dos tipos de prueba se complementan, dado que no evalúan lo mismo, sin embargo en la prueba revisada en este estudio, los puntajes se distribuyen equitativamente entre todos los ítems sea de uno u otro caso, es mas el puntaje final se adjudica por una sumatoria de los puntajes obtenidos, sin analizar individualmente los resultados de conocimiento, ni aptitud.

Mouchard, (1,985) en un estudio realizado en la Universidad de Lima, encontró una correlación directa baja y de escaso significado estadístico entre el examen de admisión basado en una prueba de conocimientos con el rendimiento académico, la investigadora concluye que la evaluación de conocimiento no permite efectuar un pronóstico adecuado con respecto al rendimiento académico de los alumnos. La misma autora encontró una relación directa y de alto significado estadístico, con el rendimiento académico.

La universidad aquí estudiada al sumar el puntaje de aptitud académica con el puntaje de la prueba de conocimiento corre el riesgo de perder su interpretación por cada alumno, aún cuando se asuman pesos distintos. Sería recomendable utilizar la evaluación de aptitudes pero interpretarla independientemente, y tomar una decisión en función al resultado obtenido en ella.

            Otras universidades no solo en Perú, sino también en América Latina y Europa, en afán de lograr con mayor precisión una selección de estudiantes a la universidad, han realizado innovaciones en sus procesos de admisión incluyendo en sus evaluación aspectos como habilidad analítica, redacción de ensayo (UPC, 1,995), comentario de texto (COU, 1,995), y notas de educación secundaria (PUCP, U de Chile, UNFV, UPC, UCM). Es muy probable que reconociendo los antecedentes escolares del postulante, se pronostique mejor el éxito universitario, dado que ello podría traducir la motivación por el estudio, responsabilidad para el cumplimiento de tareas escolares, estrategias y técnicas eficientes de estudio.

En este estudio no se ha incluido a ninguna cohorte, con un proceso de admisión por "excelencia académica" (selección utilizando pomedios escolares altos), dado que las estudiantes evaluadas con ese criterio recién están cursando el segundo año académico. Sería necesario realizar un seguimiento a cohortes seleccionadas por esta modalidad a fin de comparar resultados e identificar su poder predictivo en el rendimiento de los estudiantes(Tratemberg, 1,997).

Hay otro punto que es necesario discutir, y es el hecho de que si bien, es importante identificar aquellos alumnos potencialmente exitosos para los estudios universitarios, es necesario considerar lo que cada carrera exige para un desempeño de calidad, como Tratemberg menciona: “no basta un buen resultado psicométrico para ser arquitecto, o ingeniero, o para cumplir con las condiciones éticas para ser abogado o policía”.

Así, el perfil de la enfermera reúne ciertas competencias necesaria para desempeñar una profesión con calidad. Las enfermeras deberán estar preparadas para trabajar en espacios diferentes: comunidades, casas, escuelas, fábricas, hospitales, entre otros, y enfocarán su trabajo a personas sanas o enfermas. Está práctica de enfermería debe mantener estándares rigurosos de calidad, y altas normas éticas, dentro de una práctica basada en evidencias (Manfredi 1,998).

En la admisión, sería necesario evaluar adicionalmente ciertos rasgos básicos e indispensables para realizar con éxito las competencias que como enfermera se le exigirán. Estos pueden ser respeto a la diversidad cultural, religión, raza, entre otros, valores éticos, facilidad para la comunicación y empatía, responsabilidad, respeto a la vida y la salud, etc.

No es el afán ser sumamente extremistas en la selección a la carrera de enfermería, de lo contrario luego del proceso quedaríamos con tan pocos que ni económicamente procedería su admisión, el afán es buscar la calidad sin dejar de ser realistas. Una pregunta clave sería y ¿qué pasaría con aquellas postulantes con capacidades en “potencia”?. La universidad trata –digámoslo de alguna manera- dar una preparación o nivelación a través de ciclo pre-universitario.

            En algunos años de postulación/cohortes aquí estudiadas, se ha visto que poco a poco se ha ido dando mayor número de vacantes a las estudiantes del Centro pre-universitario para un ingreso directo (ver Gráfico N° 1). Este ciclo de estudios pre-universitario, proporciona a los postulantes conocimientos sobre materias básicas que se supone han llevado también en secundaria, y que para algunos es un “refrescamiento”, para otros es una profundización o afianzamiento y para otros podría ser una nivelación dependiendo como hallan sido llevados a cabo los estudios previos.

            Es suma, sería importante que los alumnos con algunas dificultades para su aprendizaje o de ser posible todos los alumnos, ingresen al "ciclo cero" llamado por algunas universidades (PUCP, UPC). En no solo se fortalezcan asignaturas básicas, sino que desarrollen habilidades metacognitivas, y así cuenten con herramientas necesarias para un aprendizaje posterior.

            El tipo de decisiones que resultan de la consideración de las calificaciones obtenidas en las pruebas de ingreso, posee, en último análisis, la naturaleza de la predicción. (Adkins, 1,990).

La predicción no es un fin sino una técnica que ayuda a personalizar la educación (Reparaz, 1,986), en este caso evaluado por el rendimientoa cadémico.

En este punto es necesario analizar todas dimensiones del rendimiento académico. En la primera, relacionada con promedio ponderado anual, en donde puede verse que mas del 50 de estudiantes han aprobado el segundo año académico, con notas están entre 11 y 15, e incluso solo 2 estudiantes han obtenido la nota máxima, y conforme transcurren los años se puede apreciar una aglomeración de las estudiantes en las calificaciones aprobatorias pero bajas (ver Gráfico N° 2). Es decir hay un ligero ascenso de estudiantes aprobadas pero con notas bajas.

La segunda dimensión, es la relacionada con las repitencias. Se observa que en tres cohortes un 30, 40 y poco mas del 50% de estudiantes repiten cada año (ver Gráfico N° 2). La única cohorte en donde el porcentaje de repitencia es bajo es la de 1,996 y en donde se da un fenómeno peculiar. Es la única cohorte que presenta porcentaje de repitencia bajos (6%), el promedio de puntaje de ingreso por modalidad CEPU altera la curva de descenso de las tres cohortes, dado que esta sube notoriamente (ver Tabla N° 1), tiene la nota mas alta del segundo año académico comparado con las otras tres cohortes, y es la cohorte con menor número de alumnas en el segundo año académico. Definitivamente es una cohorte que tiene una notoria diferencia en relación a las otras, aún cuando sus condiciones de ingreso fueron similares. Probablemente su paso por el primer año podría ser una explicación al fenómeno observado, y es que es la única cohorte que ha tenido una cantidad elevada de estudiantes que no han sido promovidas al segundo año, el número de ingresantes ha sido similar en cada una de las cohortes pero en ésta sólo cursaron el segundo año menos de la mitad de las que ingresaron. Es que ¿el proceso de selección "natural" se ha presentado en el primer año?, lo que mas bien para las otras cohortes se esté dando en el segundo e incluso tercer año.

La tercera dimensión a analizar es la deserción de estudiantes, según la Tabla N° 4 puede notarse que los índices de deserción son alarmantes. Este estudio encontró que aquellas alumnas que ingresaron con puntajes bajos en le examen de admisión son las que desertan mas, sin embargo el mismo resultado no se dio con las estudiantes que ingresaron por modalidad CEPU salvo en la cohorte 1,995. Sin embargo sería necesario para la institución investigar otras variables que pudieran estar relacionadas con la deserción de estudiantes, entre ellas se podría estar, la motivación, las expectativas al ingreso, factores económicos, entre otras.

Con todos estos resultados relacionados al rendimiento se originan muchas interrogantes ¿Qué pasó con las alumnas? ¿Es la exigencia académica?, ¿es que no reúnen las capacidades necesarias?, ¿podría ser la metodología?, ¿es el reglamento? o ¿son los criterios docentes utilizados para la evaluación muy rígidos?, ¿Qué tanto el examen de ingreso no seleccionó adecuadamente a quienes rendían para enfermería con las exigencias y reglamentos que la misma institución que las admite luego les exige?. Es mas incluso algunas alumnas repitentes de una cohorte han pasado a formar la población de estudiantes del siguiente año, y algunas de ellas han vuelto a salir desaprobadas, ocasionando el retiro de la universidad por incompetencia académica, de ellas tenemos unos 5 casos. Aquí nace una pregunta aparentemente sencilla, pero compleja para la búsqueda de su respuesta y es que ¿cómo es que si una evaluación inicial las identificó con capacidades académicas, después se les retira por incompetencia?.

Al relacionar estadísticamente el puntaje de ingreso y el rendimiento académico, puede visualizarse que existe una baja correlación, esto, con escaso significado estadístico, lo que implicaría que no necesariamente el alumno seleccionado con un alto puntaje para la carrera de enfermería ha tenido un rendimiento alto.

Sin embargo este fenómeno se produce también con aquellos postulantes que presentaron un puntaje bajo de ingreso en el proceso de admisión, dado que han presentado un rendimiento aceptable y no bajo como aparentemente pudo concluirse al conocer su puntaje de ingreso.

En el último año de la cohorte 1,997 la correlación fue inversa, aquel alumno con un puntaje bajo en el ingreso ha presentado un rendimiento aceptable o bueno en el segundo año.

En la cohorte 1,994 se contó con mas número de postulantes, para las vacantes presentadas, dándose entre ellas una competencia para ocupar una plaza. Sumado a ello está que además la cohorte del 94´ presenta el puntaje mínimo relativamente mas alto que las otras cohortes (440 en comparación a 190, 211, 210). Podría decirse que aquí si se pudo cumplir mejor el proceso de selección, dado que hubo de donde seleccionar y las postulantes compitieron todas ellas por una plaza, en comparación con otros años.

            Ahora bien, al parecer el proceso de admisión no esta cumpliendo con el rol predictor que teóricamente debe tener, por lo que se hace necesario encontrar alternativas de solución, y estas probablemente deberán ir desde el mismo proceso de admisión hasta el programa académico, que no solo busque otorgar a las estudiantes la información relevante para el desarrollo de la carrera sino desarrollar en todas y cada una de las estudiantes habilidades necesarias para aprehender el conocimiento, explotarlo y producir el cambio en su quehacer y la sociedad.

            Otro aspecto a tener en cuenta en la formación es el empleo de estrategias metodológicas efectivas para el aprendizaje. Es básico que cualquiera que sea la condición del alumno, el eje fundamental de la educación universitaria debe seguir siendo el diálogo entre el académico y el estudiantes en un proceso formativo centrado en el aprendizaje (Arellano, 1,998). Privilegiar en todos los casos la relación docente y alumno, dado que las técnicas mas avanzadas solo pueden servir de apoyo a esa relación (transmisión, diálogo, y confrontación) entre enseñante y enseñado.

Lo importante es ofrecer lugares de aprendizaje y de descubrimiento, dar los instrumentos necesarios para pensar y preparar su porvenir, diversificar las trayectorias en función de sus capacidades, pero también asegurar que las perspectivas de futuro no se cierren y que siempre sea posible reparar los errores o corregir la trayectoria.

 

CONCLUSIONES

 

El puntaje de ingreso de las postulantes a la carrera de enfermería ha tenido una tendencia a disminuir año a año, evidenciado en aquellas que se presentaron por la modalidad de examen de admisión, mientras que las de modalidad CEPU la tendencia también es a disminuir salvo un ligero ascenso notorio es la cohorte 1,996.

El rendimiento de las estudiantes ha ido disminuyendo año a año, aún cuando en porcentajes puede notarse regular número de aprobadas por año, la mayoría de estas alumnas aprobadas han concentrado su nota en calificaciones aprobadas pero bajas: 11, 12 y 13. En cuanto a la deserción las estudiantes con puntajes de ingreso bajo son las que presentan mayor proporción de deserción en una cohorte.

No existe una correlación significativa entre el puntaje de ingreso y el rendimiento académico, y en algunas cohortes en donde existe correlación esta es muy pobre y escasamente significativa. Así, el examen de admisión para el caso estudiado no está ejerciendo el rol predictor deseado, y por razones de número de vacantes son admitidas casi todas, sin tomar en cuenta la verdadera conclusión que este examen reporta.

 

RECOMENDACIONES

 

Se recomienda continuar con investigaciones en el área, incluyendo otras variables presentes durante la admisión que puedan estar influyendo en un buen rendimiento académico

Se recomienda realizar otras investigaciones evaluativas de manera interdisciplinaria, con aporte no solo de docentes de la especialidad sino también de pedagogos, investigadores en educación, estadísticos, psicólogos, psicometristas entre otros.

Se recomienda que la inclusión de algún componente nuevo en el proceso de admisión sea evaluado permanentemente a través de investigaciones, de manera que pueda identificarse su utilidad predictiva en el proceso de admisión y futuro buen rendimiento académico.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

ADKINS (1,990) Elaboración de Test. Trillas. pag. 18, México.           

AGUIRRE, V. (1,980). Estudio Longitudinal de Pruebas de Admisión de una Muestra de Alumnos de la Facultad de Medicina. Universidad de Navarra-Facultad de Filosofía y Letras. Navarra.

ARELLANO, J. (1,998). Discurso del Ministro de Educación de Chile – XIII Asamblea General Unión de Universidades de América Latina. Santiago de Chile.

CÁCERES, S,M. (1,966) Problemática de la Selección del Alumno Universitario y la Aplicación del Método Experimental en los Exámenes de Ingreso. Univ. Nac. Mayor de San Marcos. Lima.

CAMILLONI, A. (1,998) La Calidad de los Programas Universitarios – XIII Asamblea de la Unión de Universidades de América Latina. Santiago de Chile.

CASTILLO, R. (1,995). Elaboración de Perfiles – Tipo de los alumnos universitarios como referencia para el proceso orientador en Bachillerato – COU. Universidad de Cantabria. Madrid.

CROMBACH, L. (1,968). Psicología Educativa. Paidos. México D.F.

CUBERO, M. (1,988). Validez Predictiva de los Puntajes de Admisión y Confiabilidad de la Prueba de Aptitud Académica. Instituto de Investigaciones Psicológicas. Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Costa Rica. San José.

DELORS (1,998). La educación: encierra un tesoro. Santillana, ediciones UNESCO.

ESCUDERO, E (1,981). Selectividad y Rendimiento Académico de los universitarios: Condicionantes Psicológicos y Educacionales. Universidad de Zaragoza. Aragón.

ESCUDERO, E. (1,981). Racionalidad del Proceso de Selección de Universitarios: Planteamiento de un Modelo. Universidad de Zaragoza. Aragón.

ESPINO M.(1,987).Estudio Psicométrico de las relaciones entre habilidades Intelectuales y Rendimiento Académico.Univ. de la Laguna-Fac. de Filosofía y Ciencias de la Educación. Canarias

FLORES DE SACO, A. (1,998). La globalización y los Perfiles Profesionales. Tomado de Revista de la Unidad de Postgrado de Educación, Univ. Nac. Mayor de San Marcos – Año 1. N° 1. Lima.

GARRET, H. (1,974). Estadística en Psicología y Educación. Paidós. Buenos Aires.

GUEDEZ, V (1,980). Lineamientos Académicos para la definición de los Perfiles Profesionales. Tomado de Curriculum - Año 5, N° 10. Caracas.

HORN, R. (1,99 ). Establecimiento de los Sistemas de Medición del Rendimiento Académico en América Latina: Un Análisis de los Problemas y la Experiencia mas Reciente.

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EDUCATIVAS. (1,978). El Rendimiento Universitario. Universidad Simón Bolívar. Colección Parámetros. Caracas.

LERNER S.(1,998)Misión de la Universidad-Pontificia Universidad Católica del Perú. XIII Asamblea de la UDUAL.Universidad Tecnológica Metropolitana, Santiago de Chile

MADDOX, H. (1,973). Cómo estudiar Oikos Tau S.A. Tercera edición. Barcelona.

MANFREDI, M. (1,998) Retos den la Educación en Enfermería: Hacia el Siglo XXI. V Conferencia  Latinoamericana y I Iberoamericana de Facultades  y Escuelas de Enfermería.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA (1,999). Pruebas de Acceso a la Universidad.

MEZA, A. LAZARTE, C. (1,999). Estrategias de Aprendizaje Independiente. Manual dirigido a presentadores de Salud de APROPO. Lima.        

MONTES, I.(1,992).El Ingreso a las Universidades Peruanas: Los métodos de selección y el condicionamiento a la Educación Secundaria.Consorcio de Centros Educativos Católicos del Perú.

MOUCHARD, T. ( 1,985). Estudio Comparativo entre el Examen de Admisión a la Universidad de Lima y una prueba de Aptitud Académica así como la relación que existe entre ellos y el Rendimiento Académico.

NEUMANN (1,997) Tendencias y Procesos en el Proceso de Internacionalización de la Universidades Chilenas. Universidad de Santiago de Chile. Santiago de Chile. 19p.

QUEVEDO, E. (1,993) Colegio-Universidad: rasgos de continuidad. Pontificia Universidad Católica del Perú. Serie Sistema N° 13.

REPARAZ, A. (1,986). La predicción del rendimiento académico en el Curso de Orientación Universitaria. Universidad de Navarra. Facultad de Filosofía y Letras. Navarra.

SÁNCHEZ, C. (1,986). Predictores del Rendimiento Académico. Universidad Autónoma de Madrid. Facultad de Psicología. Madrid.

SIGAL, V (1,992). Consideraciones sobre el Ingreso Irrestricto a la Universidad. Cintefor. Montevideo.

TRATEMBERG, L. (1,994). Educación Peruana: Vientos de Cambio. Instituto Peruano de Administración de Empresas. Lima.

UGARRIZA, N. (1,998). Evaluación del Rendimiento Académico. Tomado de Revista de la Unidad de Postgrado de Educación, Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Año 1. N° 1. Lima.

UNESCO (1,998) Conferencia Mundial para la Educación Superior La educación superior en el siglo XXI: Visión y acción – Marco de Acción prioritaria para el cambio y el desarrollo de la Educación Superior. UNESCO. París.

VERNON (1,967). Orientación y Selección para el ingreso a Universidades. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Instituto Pedagógico. Lima.    

WONG, M.(1,971).Validez Predictiva del Examen de Admisión.Univ. de Costa Rica.San José.

FOURNIER, M (1,984). Algunos Indicadores estadísticos del Rendimiento Académico. Instituto de Investigaciones Psicológicas. Universidad de Costa Rica. CEMIE-OEA-MEP. Bol N°22. San José.